Noticias Antofagasta


Carolina González, Finning: «La educación TP es una de las fuentes laborales de las cuales toda la industria se abastece»
diciembre 17, 2021

Carolina González, gerenta de Capacitación de Finning, cree que la educación TP deberá actualizarse a los nuevos requerimientos de la industria. Afirma que la tendencia de la electricidad ya está instalada, por lo que aquellos técnicos mecánicos deben hoy ser electromecánicos o mecatrónicos, porque el equipamiento que están incorporando las industrias de la construcción y minería en procesos productivos está muy tecnologizado.

«También estamos viendo todo lo que es autonomía, faenas completas que no tienen operadores y que se manejan desde un computador en una sala remota, entonces ahí también habrá harto técnico que va a requerir ese conocimiento tecnológico», advierte.

A ello suma un tercer punto: El uso de equipos y energías que cuiden el medioambiente, siendo productivos, pero de manera limpia. Esto también va a requerir de nuevas habilidades en los técnicos. «En el futuro próximo, cuatro o cinco años más, vamos a necesitar este tipo de técnicos. Entonces, los colegios TP, así como nosotros en capacitaciones en la empresa, tenemos que empezar a formar este tipo de habilidades, reconvertir a nuestros técnicos y a los nuevos traerlos con estas competencias», adelantó.

– ¿Cómo ha sido el trabajo de Finning en el vínculo empresa-liceo?

– Finning desde hace ya muchísimos años, más de diez años, tiene una red de colegios con los que está trabajando, nosotros hacemos acuerdos de colaboración mutua en donde nosotros, por un lado, aportamos a los colegios con nuestros know how, tenemos participación con alumnos en programas de capacitación que los ayudan a mejorar brechas técnicas principalmente, porque muchas veces los colegios no tienen los equipos ni las herramientas actualizadas. En ese mismo sentido apoyamos a los docentes de los colegios y los programas duales que hemos también impulsado, tenemos también un trabajo de ajuste de las mallas curriculares de los colegios para que sean cada vez más pertinentes a lo que va requiriendo la industria. Tenemos una relación de larga data y largo plazo, donde hemos podido ser capaces de identificar las necesidades que tienen y de ahí ver cómo podemos ayudarlos. Otra parte también tiene que ver con que muchas veces encontramos colegios que tienen muy poca infraestructura, entonces también hacemos donaciones de equipos que tenemos sin uso o con bastantes reparaciones, que todavía están en buen estado. Hemos hecho un trabajo bien de largo aliente con cerca de veinte colegios alrededor de todo Chile en la zona norte y centro sur con sus respectivos jefes de capacitación.

– Finning también ha desarrollado un abordaje de género. ¿Qué trabajo se ha hecho con las mujeres?

– Hay iniciativas de distinto estilo, no necesariamente con colegios aunque incluyéndolos por supuesto. Hemos trabajado con Sernameg una escuela de oficios, donde puedan las mujeres jefas de hogar tener un oficio, también trabajamos con la fundación Tierra de Esperanza, que son infractores de ley. Hemos hecho de ellas una carrera y están trabajando con nosotros algunas de ellas también. Tenemos además un trabajo muy fuerte en una alianza con el colegio Eulogio Gordo en Antofagasta y también con los CFT, tenemos una alianza con Ceduc e Inacap. Nosotros hacemos un programa de 240 horas con ellas que tiene el sello CCM, por lo tanto aprendan de maquinaria para quedar muy preparadas. Este año llevamos más de 80 mujeres contratadas bajo este sistema, entonces ha sido súper exitoso porque las chicas salen del colegio, hacen con nosotros esta formación de 240 horas y luego pasan a un contrato de Aprendices con apoyo de tutores para estar siempre con apoyo de un técnico en sus primeros pasos laborales y teniendo la tranquilidad y confianza.

– Volviendo al tema de la educación TP, ¿cuál es la importancia del vínculo entre los liceos, las empresas, las mismas instituciones de educación superior, para el desarrollo de la región y de sus industrias?. En la Macrozona Norte la minería tiene harta relevancia.

– La educación técnico profesional es una de las fuentes laborales de las cuales toda la industria se abastece. Nosotros tenemos muchos trabajadores que vienen de la educación técnico profesional, nosotros somos una empresa proveedora de la minería y en la minería también, prácticamente todos los técnicos vienen de colegios y CFTs técnico profesionales. En la medida que están mejor formados, actualizados en sus conocimientos y con la actualización tecnológica de sus equipos, con los equipos eléctricos que están reemplazando la combustión más sucia, en la medida en que los colegios y los centros de formación técnica vayan modificando sus mallas curriculares, y apoyados por las empresas que tienen este conocimiento y esta necesidad, obviamente van a ser mejores empleados, por lo que la industria va a mejorar en su desempeño. Va todo de la mano, pero parte desde la educación, claramente.

– Sobre el Programa preparo mi práctica, ¿cómo están llegando los estudiantes de terceros y cuartos medios a sus prácticas profesionales?

– Desde 2019, a finales de 2019, nosotros iniciamos un programa de prácticas online, inédito en el país. Lo trabajamos con el Consejo de Competencias Mineras, con Fundación Chile, Sence, el Ministerio de Educación, y eso nos permitió apoyar a este grupo de personas que en pandemia no pudieron ir a las empresas, porque muchas empresas no aceptaron a alumnos en práctica por el covid. Nosotros apoyamos eso con un contenido, una malla que permitía hacer la práctica online y aprender una competencia que es muy necesaria para la industria que tiene que ver con el pensamiento analítico y en análisis de data técnica, entonces los jóvenes podían pasar por esta práctica y además tener un paso adelantado, porque esta capacitación y esta competencia que desarrollan los hace tener un adelanto en ese sentido.

– ¿Cuál es la proyección de la educación media técnico profesional? Usted ya decía algo al respecto, qué pasa con las habilidades del siglo XXI, el pensamiento crítico, el respeto por el otro, la colaboración. ¿Va más hacia un estudiante integral que solo técnico?

– Absolutamente, el alumno que llega bien preparado técnicamente va a ser un buen empleado, pero si además está bien desarrollada su habilidad para hacer actividades en conjunto, porque los trabajos son en equipo, el saber comunicar, interactuar, consensuar, tener la capacidad de poner su punto de vista, el pensamiento crítico frente a algo que no está bien, poder decirlo de manera respetuosa. Todo eso ayuda muchísimo en las faenas mineras o donde se desarrolle. Los jóvenes sí debieran ser integrales. Es muy importante. La parte de conocimiento técnico uno la puede enseñar, pero las conductas son mucho más difíciles de cambiar y es súper relevante que vengan con esas conductas desde el colegio, que tenga relación con esto, entender las normas de una empresa, los horarios, los valores de la compañía y lo que se espera de ellos en el trabajo.